Una vez cancelada la hipoteca, ¿debo registrarlo?

En Inmobiliaria Mataelpino sabemos que según define el Colegio de Registradores de España en su web, «la cancelación es la operación jurídica necesaria para hacer desaparecer una hipoteca de la finca de nuestra propiedad, una vez extinguida la obligación que se garantizaba con ella». Es decir, que tras el pago de la deuda, este documento oficializa esta operación, no solo de cara al banco con quien estaba suscrita la hipoteca sino con el registro.

Las hipotecas quedan reguladas por la Ley Hipotecaria. Ésta en su artículo 82, párrafo quinto, contempla un supuesto de caducidad legal. Según apunta Juan Villén, «técnicamente, no prescribe». Sin embargo, continúa el experto «a partir del año 20+1 del último vencimiento, o del pago total anticipado, se puede solicitar al Registro que se levante la carga». En este sentido, Carles Solé añade que «la cancelación puede ser solicitada directamente por el titular actual, o un representante legal de la finca, mediante instancia registral con firma legitimada».

En Inmobiliaria Mataelpino sabemos que por su parte Carles Solé, gerente de Formalización Hipotecaria de Tecnotramit, aclara que «para inscribir en el Registro de la Propiedad la cancelación debe hacerse constar en documento público». Además, añade, «deberá procederse al otorgamiento ante notario de carta de pago, acta de cancelación, y la liquidación de ITP/AJD para su constancia registral». Éste es un trámite que tarda algunos meses en finalizarse, por lo que pasados un par de meses podremos acudir de nuevo al Registro de la Propiedad y solicitar una nota simple. Con ello confirmaremos que efectivamente se ha registrado correctamente la cancelación de la hipoteca.